Historial Deportivo de Enzo Ferrari

Historial Deportivo de Enzo Ferrari

24 de Octubre, Targa Florio
Alfa Romeo 20-40 bibloque nº14

Ensombrecido por sus éxitos como director de equipo y constructor, el historial de Enzo Ferrari como piloto pasa por no ser gran cosa. Ciertamente, mientras Ferrari permanece como piloto probador y de competición de la casa Alfa Romeo, coincide en el grupo con verdaderas superestrellas como Giuseppe Campari o Antonio Ascari, auténticos ases del volante que siempre prevalecerían en la adjudicación de los coches de Gran Premio.

Mientras Ferrari compite en un buen número de carreras de diversas categorías, destaca al mismo tiempo en sus labores organizativas y de control… el futuro caposcuadra se está forjando; y es a esa actividad a la que Ferrari concede cada vez mayor importancia en detrimendo del pilotaje. No obstante, tras una serie de victorias en 1924 Ferrari, ya pieza importante de la organización deportiva Alfa, es tratado de igual a igual junto a los “maestros del volante” al ser designado por la casa para pilotar una de las potentes P2 en el Gran Premio de Europa y Francia de aquel año. Era su oportuniad, pero una inoportuna enfermedad convencional vino a frustrarla antes de poder exprimirla.

Historial Deportivo de Enzo Ferrari

29 de Mayo, Targa Florio
Alfa Romeo 20/30 ES Sport nº20 QUINTO

Luego, varios años de inactividad como piloto, cimentando no obstante desde los boxes las victorias de los jinetes del trébol. Cuando Ferrari vuelve a la competición tiempo después, lo hace esporádicamente; con la mente puesta ya en lo que estaba a punto de nacer: la escudería Ferrari de competición. Sus intervenciones como piloto son cada vez más aisladas hasta que en 1931 decide poner fin definitivamente a esta etapa de su carrera, cuando el nacimiento de su hijo Alfredino le hace pensar más en la seguridad. Como él mismo dijo, no podía terminar mejor su actividad como piloto. En aquella última carrera del a Copa de las Tres Provincias de 1931 terminó segundo… detrás de il mantovano volante, el incomparable Tazio Nuvolari.

Atrás quedaban 40 participaciones como piloto, con un saldo positivo de 9 victorias absolutas y 6 de clase; pero en cambio, seguían con el futuro comendattore todas las experiencias y conocimientos adquiridos como corredor de coches… y que sin duda constituyeron uno de los pilares básicos que cimentaron la escuderia, y que convirtieron el apellido de aquel muchacho que debutó como piloto en 1919 en un sinónimo de coche deportivo, y una evocación automática de la competición automobilística.