Enzo Ferrari, de 2002
      "Ferrari homenajea a Ferrari..."


   


      Hacía ya mas de 12 meses, que por las inmediaciones de Maranello se veía circular un nuevo prototipo de color negro medio camuflado, de aspecto muy radical, que había llamado mucho la atención, tanto a la prensa del motor, como a los seguidores incondicionales de la marca del Cavallino. Se especuló mucho acerca del nuevo deportivo que se estaba gestando... la mayoría creía que era el esperado F60, aunque es cierto que para el próximo aniversario de la marca faltaban aún cinco años, sería erróneo pensar, que se trataba del nuevo modelo conmemorativo, que todos sueñan cada vez que transcurre una nueva década. Ni siquiera tenía nombre y solo era conocido con el código interno de fabrica, de prototipo F-140.

       

      Con el nombre de FX, hizo su primera aparición semi-oficial en público, con motivo de la exposición "Artedinamica", celebrada en el Museo de Arte Contemporáneo de Tokio en Abril del 2002, una muestra que tenía como protagonistas, las líneas innovadoras de las carrocerías de Ferrari y Maserati a lo largo de los años.

   

      El presidente de Ferrari, Luca Cordero Di Montezemolo afirmó meses mas tarde, que este coche iba a ser un homenaje al hombre que en su dia hizo realidad un sueño, que con el tiempo se ha convertido en todo un mito, símbolo actual de velocidad, belleza y tecnología del automovilismo deportivo... "El Enzo es un coche histórico para Ferrari, por muchos y diversos motivos. Por ello no podíamos elegir otro nombre con mayor contenido simbólico, que el del fundador de la compañía" - dijo Montezemolo - "El nuevo Enzo, será producido en solo 399 ejemplares, sintetizando lo mejor de estos últimos cuatro años de triunfos consecutivos en el Campeonato del Mundo de Fórmula-1, gracias a los cuales nos han permitido trasladar toda nuestra experiencia en la pista, a un coche único en su genero, absolutamente innovador, que representa la quintaesencia de Ferrari de ayer y de hoy, y es un eslabón mas, de la Ferrari del futuro...". Montezemolo terminó diciendo: "En el deporte y en la vida, vencer es difícil, pero mucho mas difícil es mantenerse. Pasión, innovación, tecnología y voluntad de regalar emociones: estas son las principales razones de los éxitos de Ferrari".

      Aunque su presentación oficial no fue hasta la celebración del Salón del Automóvil de París el 26 de Septiembre, su verdadera puesta en escena tuvo lugar semanas antes, en el Circuito de Nürburgring ante más de 20.000 ferraristas, durante la celebración del Ferrari Racingdays 2002.

      En la última jornada, Michael Schumacher apareció en la pista del trazado alemán, conduciendo el nuevo y flamante Ferrari, homenajeando de este modo por partida doble, al Commendatore por haber creado una marca como Ferrari y por otra, a una afición que se ha mantenido fiel a lo largo de los años, después de haber padecido los sin sabores de la falta triunfos, que Ferrari ha compensado sobradamente hoy en dia, con una de las rachas de victorias más grandes y prolongadas jamás conseguidas, a lo largo de los más de 50 años de historia de la casa de Maranello.



      Un diseño innovador para un coche de ensueño

      Diseñado por Ken Okuyama en las instalaciones de Pininfarina, el Enzo fue un vehículo muy avanzado, mucho más ligero, potente y radical que el F-50, siendo el primer deportivo que reunía en su seno, las últimas innovaciones de los Ferrari de Fórmula-1 aplicadas en un coche de calle. Con una carrocería de líneas mas angulosas que las de sus hermanos precedentes, el detalle que más destacaba de su diseño, era la ausencia total de alerones, siendo más parecido a un Sport Prototipo de circuitos, que a un deportivo para uso diario. La parte frontal nos recordaba también las líneas básicas de los monoplazas Ferrari de entonces. Sus puertas se abrían hacia arriba, como muchos de los vehículos de competición que han participado en Le Mans, su chasis y carrocería fueron realizados en fibra de carbono y, al contrario que en el F-50, no se pensó en una versión descubierta tipo roadster de este nuevo biplaza.

      Muchos de los matices y detalles de la carrocería nacieron tras largas horas de pruebas en el túnel de viento. El nuevo Ferrari reunió las más avanzadas soluciones aerodinámicas aplicadas en un coche de calle y al efecto de aplastamiento, que se producía a lo largo de su carrocería a plena marcha, se le sumaba la efectividad de dos grandes túneles aerodinámicos tipo Venturi, a modo de grán difusor, que recorrían los bajos del coche desde el centro a su trasera, logrando a elevada velocidad, el agarre propio de un coche de competición. Esto último incidía también, sobre la altura de la carrocería respecto al suelo, que obligó a recurrir a un sistema de suspensión activa que controlaba electrónicamente la altura del vehículo en todo momento.

      Otra innovación era que el Enzo Ferrari fue el primer coche de calle, que usó frenos de disco de carbono-ceramicos desarrollados por Brembo.

      Maranello dotó al Enzo, de un nuevo motor V12 a 65º de los de más cilindrada jamás construido, (5988cc) para un Ferrari que no se usaría en circuito, situado en posición central longitudinal y fabricado enteramente en aleación. Sin embargo era todavía más compacto y un 30% más ligero, que otros de los propulsores fabricados empleados en vehículos similares, a pesar de tener una cilindrada de 6 litros. Su aspecto más novedoso estába en un nuevo sistema de control variable de las válvulas, desarrollado para los motores de Fórmula 1. Su potencia era de 660CV a 7.800rpm, lo que equivale a 110,22CV por litro, con una caja de seis velocidades semiautomática, con control eléctro-hidraulico.

   


      Fabricado artesanalmente como un Fórmula-1

      Aunque hoy en día es casi impensable que la producción de un automóvil se realice de forma artesanal, este fue el caso del Enzo. Maranello dedicó una linea especifica de producción, al estilo de la que monta los Fórmula-1, para construir uno a uno cada unidad del Enzo Ferrari... dividida en seis estaciones de trabajo, todas las fases de montaje eran realizadas a mano por un personal seleccionado, de entre los de mayor nivel de cualificación y de más experiencia de Ferrari...

   

   

      Del mismo modo que sucedió hace unos diez años en la producción del F50, el Enzo siguió de una manera muy parecida todas las fases de ensamblaje, con una duración total de unas 100 horas en estar totalmente terminado a manos de dos operarios, aunque el tiempo total en fabricar todas las piezas que componían el coche era superior a los dos meses. Dos mecánicos especializados, tardaban unas 15 horas aproximadamente en terminar de montar su potente motor V12, pasando a continuación unas 3 horas en el banco de pruebas, antes de ser instalado en el chasis. Un Enzo salía de la línea de montaje cada cinco días, y así hasta la producción del último ejemplar de los 399 vehículos que tenía previsto construir la casa de Maranello.

      Un habitáculo de Competición

      El habitáculo del Enzo es austero, pero completo... el negro de la fibra de carbono y el Kevlar, están presentes en todo su espacio, salvo pequeños detalles en rojo que embellecen algunos acabados de la parte baja del tablier, cogedores de las puertas y la parte superior de los asientos. Otro aspecto que resalta, es la ausencia de la típica palanca de cambios con su rejilla metálica, uno de los rasgos que distinguían anteriormente a los coches de Maranello, ya que el cambio se realiza a través de dos grandes palancas situadas en el volante, siendo tres veces más rápida y efectiva, que el sistema de cambio instalado en los Ferrari F355 F1 o en el 575MM.... Dos asientos envolventes tipo baquet, con la posibilidad de fijar arneses, permiten "atar" al piloto para que disfrute de todas las sensaciones del coche, sin que se mueva de sitio.

   

      Frente a él, se encuentran varios indicadores digitales, de los que resaltan con fondo rojo, dos grandes relojes que informan de las vueltas del motor y la velocidad, cuyo marcador termina en 400Km/h... a los pies, dos pedales de aluminio perforado, como los de carreras, accionan el acelerador y el freno, y a la izquierda, un gran reposapiés para que descanse el pie izquierdo. Todos estos refinamientos permiten lanzar al nuevo Ferrari, sobradamente a una velocidad superior a los 350Km/h.

      Solo cada diez años aproximadamente, podemos disfrutar de coches como el que Ferrari presentó el 2002. Coches que nacen como la culminación de un momento histórico del automovilismo y que con los años se convierten en mito. Varios Ferrari han logrado este estatus en los últimos 20 años, como el F-40 o el mas reciente F-50. Posiblemente el nuevo Enzo pasará también a formar parte del mito, como sus anteriores hermanos, pero solo él será recordado en la historia, como el primer Super Ferrari del Siglo XXI.




    Texto: Fede García
    Fotografías: Ferrari y Magazine FORZA nº46 Junio 2003
    © Copyright 2003-2012 - Ferrari Club España


    Volver al Indice de Historia


© Copyright - Ferrari Club España - Todos los derechos reservados - All Rights reserved