Ferrari F40 LM

“De la carretera a los circuitos…”

Para celebrar adecuadamente los 40 años de existencia de la Ferrari, el “Commendatore” dio lugar a una nueva leyenda… un monumento a la velocidad, hecho a base de estilo, y desbordante potencia… el F40. Un nombre breve, que resume a la perfección el acontecimiento, que hizo saltar la aguja del cuentarrevoluciones de las emociones, hasta la zona roja de las palpitaciones…

Lo que el viejo Enzo Ferrari desveló el 12 de Marzo de 1987, en el centro cívico de Maranello, encarnaba y simbolizaba a la vez la agresión hecha coche, mezcla de curvas, de líneas rectas, de formas armoniosamente dosificadas y que terminaban en un impresionante alerón. Esta leyenda continuó, años más tarde en los circuitos, primero en la IMSA Americana, con la versión F40LM y ya en los años 95 y 96, en el campeonato de resistencia BPR y en las 24h de Le Mans, con los F40GTE y F40GTEII, denominados así por ser evoluciones del F40LM.

El origen de esta especial versión de carreras hay que buscarlo en Francia. Daniel Marín, importador para el país galo de Ferrari y apasionado de la competición, encargó a Michelotto la preparación de un F40 para participar en la categoría IMSA americana. El trabajo de este no fue precisamente superficial, dando forma a un F40 de 700CV, al que se podían sacar cerca de los 800CV con el turbo soplando a 2,5 bares, dotado con muchos refinamientos tecnológicos que se podían encontrar en la Fórmula-1 del momento.

Sacar más caballos al propulsor de origen no era labor demasiado complicada, pero casi doblar la potencia si que era un trabajo para especialistas. Michelotto tomó como base de partida el mismo motor del F40, el de todos conocido V8 de 2936cc, y sobre él monto camisas y pistones especiales, con lo que la cilindrada se redujo a 2855cc, lógicamente con un menor diámetro y una carrera algo mayor. También sustituyó los árboles de levas y modificó la gestión de la inyección. La presión máxima de soplado del turbo pasó de 1,1 bar a 2,2 bar lo que equivale a los 700CV anunciados, pero se podía llegar a 2,5 bar para vueltas rápidas de calificación, momentos en los que se disponía de la escalofriante cifra de 800CV. !!Impresionante!!

El embrague bidisco de origen se sustituyó por uno de tres discos, mientras que la caja de cambios, de relación más cerrada todavía fue de cinco velocidades no sincronizadas, la cual se ofrecía en el coche de serie para los usuarios que lo deseaban. Se dispuso de tres grupos cónicos a elegir, dependiendo del tipo de trazado que se tenía que correr. Transmitir toda la fuerza descomunal del F40LM al suelo, también supuso un autentico esfuerzo para el ingenio de Michelotto, las suspensiones se modificaron, colocando los amortiguadores delanteros (unos Koni regulables, especialmente desarrollados para la ocasión) en posición horizontal, al más puro estilo de los monoplazas de Formula-1, pero donde más empeño se puso, fue en el apartado aerodinámico. El frontal recibió un afilado spoiler para mantener el tren delantero en contacto con el suelo. El trasero, en su parte inferior, contó con los extractores de flujo de aire para provocar el efecto Venturi, además del enorme alerón posterior de kevlar, que era regulable, pudiendo variar la carga aerodinámica al tren trasero, dependiendo del circuito. Los frenos eran similares a los de un grupo C, de carbono y pinzas de cuatro bombines, las llantas eran unas OZ de tres piezas de mayor garganta, y los neumáticos eran unos slick de 24,5×12,5 delante y 27,5×14,5 detrás.

Se construyeron un total de trece unidades, una fue enviada a los Estados Unidos para correr en el campeonato IMSA, con Jean Alesi y J.P. Jabouille en el año 1989, sin demasiada suerte. Debido también a la falta de pruebas de GT en aquella época, y al alto coste de preparación de estos vehículos, se paró el proyecto de evolución, vendiéndose la mayoría de coches a coleccionistas y a escuderías privadas, hasta la aparición del campeonato BPR en 1994, donde empezaron a salir de los garajes y volvieron a correr en manos de gentleman drivers, bajo colores de escuderías de Europa.

Aunque demostraron estar en plena forma, fueron evolucionados y mejorados hasta limites insospechados, apareciendo nuevas evoluciones como el F40GTE y F40GTE II, permitiéndoles medirse con vehículos mucho más modernos y rápidos como los McLaren F1, o los Venturi 600LM, todos ellos con más de 650CV y un gran número de Porsche de todo tipo.

Los problemas de consumo fueron su talón de Aquiles, por lo que les penalizaba al tener que entrar más veces en boxes a repostar, pero tanto en velocidad punta, como en prestaciones, estuvieron a un altísimo nivel. Su última participación fue en el Campeonato BPR del 96, con el equipo más puntero, formado por los hermanos Ferté de Bélgica, y en las 24h de Le Mans de 1994 y 1995, clasificándose 12º absoluto…

FICHA TÉCNICA DEL F40 LM

Año de fabricación: 1989 – 1992
Numero de unidades: 13
Diseño: Pininfarina
Tipo de vehículo: Coupé

Motor: V8 a 90º
2855 cc (80 mm x 71 mm)
Potencia: 700 CV a 7500rpm
Posición: Posterior Central Longitudinal
Compresión: 8,0:1
Materiales: Aleación ligera
Distribución: Cuatro válvulas por cilindro y dos árboles de levas por bancada
Alimentación: Inyección electrónica Weber IAM, con 16 inyectores, dos turbos IHI
refrigerados por agua y doble intercooler; presión máxima a 2,2 bar
Encendido: Electrónico integrado Weber Marelli
Lubricación: Por sistema de carter seco
Par máximo: 70,1 mkg a 6300rpm
Embrague: De triple disco con mando hidráulico y radiador de aceite en la transmisión
Cambio y relaciones:
1ª 2.72:1
2ª 1.92:1
3ª 1.46:1
4ª 1.23:1
5ª 1.05:1
Reducción de grupo: A elegir entre 2.90:1, 2.73:1 y 2.31:1

Prestaciones: de 0 a 100Km/h en 3″4
de 0 a 200km/h en 9″8
1000 m en salida parada 17″8
Velocidad máxima 367Km/h, con el grupo más largo

Dimensiones: Largo: 4350mm Ancho: 1980mm Alto: 1080mm
Batalla: 2450mm
Vías: 1580x 1560mm
Peso: 1050Kg